Comience a escribir para ver los productos...
  • Menu Menu
  • Categorías Categorías

Tu carrito de compras

Cerrar
Menu
close
Comience a escribir para ver los productos...

Ideas para compartir Ideas para compartir

Ideas para compartir Ideas para compartir

Qué es la hidrofibra: tecnología en apósitos para el manejo de heridas Qué es la hidrofibra: tecnología en apósitos para el manejo de heridas

Los profesionales de la salud enfocados en el cuidado de heridas han sido testigos del desarrollo de una asombrosa variedad de nuevas tecnologías, muchas de las cuales han surgido como resultado de las fallas de productos anteriores. Uno de los avances recientes más exitosos ha sido la introducción de la tecnología hidrofibra para el manejo avanzado de heridas. Las hidrofibras son uno de los apósitos modernos para el cuidado de heridas más utilizados y en esta entrada revisamos sus cualidades y la evidencia de su eficacia.

En el pasado se han utilizado muchos materiales diferentes en el tratamiento de heridas. Estos van desde vendajes empapados en grasa hasta lo que se puede describir mejor como parches de tela sofisticados. Tradicionalmente, el cuidado de las heridas era competencia de cirujanos o médicos, pero ahora la especialidad se ha expandido para incluir enfermeras y otros profesionales de la salud. Este enfoque cada vez más multidisciplinario se ha visto favorecido por la evolución de otras áreas clínicas, como la endocrinología y la diabetes, y las opciones de tratamiento se han vuelto cada vez más sofisticadas.

Una de las figuras más influyentes en la evolución del tratamiento de heridas fue George Winter. Hasta la década de 1960, la práctica tradicional dictaba usar gasas para "absorber" cualquier líquido de la herida y luego dejar que la lesión se secara para formar una costra y, finalmente, sanara. Esto fue hasta que Winter descubrió que mantener la herida húmeda permitía una curación mejor y más rápida. Como resultado del trabajo de Winter, los investigadores y médicos en la década de 1970 comenzaron a desarrollar nuevos apósitos. Por ejemplo, los primeros apósitos de película utilizaron tecnología de poliuretano. Posteriormente, durante la década de 1980, una mejor comprensión de las limitaciones de los apósitos de película llevó al desarrollo de tecnologías alternativas, como apósitos de alginato e hidrocoloides, con cada nuevo producto basándose en los desarrollos anteriores. Finalmente, para la década de 1990, se introdujo la tecnología de la hidrofibra, lo que provocó cambios significativos en la práctica.

La selección de un protocolo de atención adecuado es un factor importante para lograr el mejor resultado clínico posible. El protocolo debe incluir pautas que aseguren que la selección del apósito se base en principios científicos, incluida la consideración del tipo y condición de la herida y los atributos y características de funcionamiento del apósito. Sin embargo, esta no es una tarea fácil ya que no hay dos heridas iguales. Cada herida es diferente y puede tener una anatomía compleja y su comportamiento puede cambiar rápidamente. Por lo tanto, el apósito seleccionado necesita no solo generar y mantener un ambiente propicio para la curación, sino también responder y adaptarse para manejar las demandas cambiantes.

Apósito de hidrofibra: Laboratorios Le Roy

Qué es una hidrofibra y para qué sirve

Una hidrofibra se define como un apósito de cinta o almohadilla suave estéril, no tejida, compuesta de carboximetilcelulosa de sodio, que se mantiene unida mediante un proceso de unión con aguja. Este material adaptable puede absorber una gran cantidad de líquido de la herida, como exudado con bacterias. Esto luego se transforma en un gel suave, que crea un ambiente húmedo para apoyar el proceso de curación.

El gel que forma un apósito de hidrofibra ayuda a eliminar el tejido no viable de la herida a través de un desbridamiento autolítico. De esta manera se elimina el tejido que impide la curación sin dañar el tejido saludable recién formado. Las hidrofibras son versátiles y se pueden incorporar en una variedad de formatos de apósitos.

Es especialmente relevante que las hidrofibras no son ni hidrocoloides ni alginatos, sino una categoría separada que incorpora los beneficios de ambos, al tiempo que abordan sus debilidades. Por ejemplo, gelificación cohesiva, adhesión agresiva, etcétera. Como el término Hydrofiber ha sido registrado como marca registrada, los apósitos similares no pueden referirse a sí mismos como Hydrofibers y, como tal, esta categoría puede cambiar de nombre a medida que se expande.

El primer apósito de hidrofibra que se lanzó fue Aquacel® (ConvaTec) en 1997, hace más de veinte años. A mediados de la década de 2000 se introdujeron nuevas formulaciones para diferentes situaciones clínicas y ahora incluyen la adición de plata iónica antimicrobiana o el uso de hidrofibra como capa específica en apósitos compuestos. Los apósitos de hidrofibra también vienen en una variedad de formatos para diferentes tipos de heridas y casos clínicos. Por ejemplo, la cinta de hidrofibra Aquacel se puede utilizar en heridas de cavidades profundas. También se fabrican apósitos de diferentes formas y tamaños para áreas anatómicas específicas.

La tecnología de un apósito de hidrofibra se puede utilizar en heridas crónicas y agudas con exudado de moderado a alto y proporciona:

 ● Un entorno húmedo para la herida para favorecer la cicatrización

 ● Excelente absorción y retención

 ● Protección para la piel perilesional

 ● Maceración reducida

 ● Reducción de la contaminación cruzada al retirar el apósito

 ● Respuesta inflamatoria equilibrada

Gran parte de la investigación sobre los apósitos de hidrofibra se centra en su mecanismo de acción. Esto ha llevado a la expansión del conocimiento científico sobre las heridas y el manejo del exudado.

Una característica clave de los apósitos de hidrofibra es la capacidad de absorber y contener el exudado de la herida. Esto significa que el líquido de la herida y cualquier bacteria patógena que pueda contener se elimina del lecho de la herida y del área perilesional, protegiéndolos de una posible maceración y proporcionando un control pasivo de infecciones. Además, esta acción puede minimizar la liberación de bacterias al aire al retirar el apósito. Esta acción única de "bloqueo" hace que los apósitos con tecnología de hidrofibra sean más efectivos para retener el exudado que los apósitos tradicionales de gasa o alginato.

Los profesionales de la salud enfocados en el cuidado de heridas han sido testigos del desarrollo de una asombrosa variedad de nuevas tecnologías, muchas de las cuales han surgido como resultado de las fallas de productos anteriores. Uno de los avances recientes más exitosos ha sido la introducción de la tecnología hidrofibra para el manejo avanzado de heridas. Las hidrofibras son uno de los apósitos modernos para el cuidado de heridas más utilizados y en esta entrada revisamos sus cualidades y la evidencia de su eficacia.

En el pasado se han utilizado muchos materiales diferentes en el tratamiento de heridas. Estos van desde vendajes empapados en grasa hasta lo que se puede describir mejor como parches de tela sofisticados. Tradicionalmente, el cuidado de las heridas era competencia de cirujanos o médicos, pero ahora la especialidad se ha expandido para incluir enfermeras y otros profesionales de la salud. Este enfoque cada vez más multidisciplinario se ha visto favorecido por la evolución de otras áreas clínicas, como la endocrinología y la diabetes, y las opciones de tratamiento se han vuelto cada vez más sofisticadas.

Una de las figuras más influyentes en la evolución del tratamiento de heridas fue George Winter. Hasta la década de 1960, la práctica tradicional dictaba usar gasas para "absorber" cualquier líquido de la herida y luego dejar que la lesión se secara para formar una costra y, finalmente, sanara. Esto fue hasta que Winter descubrió que mantener la herida húmeda permitía una curación mejor y más rápida. Como resultado del trabajo de Winter, los investigadores y médicos en la década de 1970 comenzaron a desarrollar nuevos apósitos. Por ejemplo, los primeros apósitos de película utilizaron tecnología de poliuretano. Posteriormente, durante la década de 1980, una mejor comprensión de las limitaciones de los apósitos de película llevó al desarrollo de tecnologías alternativas, como apósitos de alginato e hidrocoloides, con cada nuevo producto basándose en los desarrollos anteriores. Finalmente, para la década de 1990, se introdujo la tecnología de la hidrofibra, lo que provocó cambios significativos en la práctica.

La selección de un protocolo de atención adecuado es un factor importante para lograr el mejor resultado clínico posible. El protocolo debe incluir pautas que aseguren que la selección del apósito se base en principios científicos, incluida la consideración del tipo y condición de la herida y los atributos y características de funcionamiento del apósito. Sin embargo, esta no es una tarea fácil ya que no hay dos heridas iguales. Cada herida es diferente y puede tener una anatomía compleja y su comportamiento puede cambiar rápidamente. Por lo tanto, el apósito seleccionado necesita no solo generar y mantener un ambiente propicio para la curación, sino también responder y adaptarse para manejar las demandas cambiantes.

Apósito de hidrofibra: Laboratorios Le Roy

Qué es una hidrofibra y para qué sirve

Una hidrofibra se define como un apósito de cinta o almohadilla suave estéril, no tejida, compuesta de carboximetilcelulosa de sodio, que se mantiene unida mediante un proceso de unión con aguja. Este material adaptable puede absorber una gran cantidad de líquido de la herida, como exudado con bacterias. Esto luego se transforma en un gel suave, que crea un ambiente húmedo para apoyar el proceso de curación.

El gel que forma un apósito de hidrofibra ayuda a eliminar el tejido no viable de la herida a través de un desbridamiento autolítico. De esta manera se elimina el tejido que impide la curación sin dañar el tejido saludable recién formado. Las hidrofibras son versátiles y se pueden incorporar en una variedad de formatos de apósitos.

Es especialmente relevante que las hidrofibras no son ni hidrocoloides ni alginatos, sino una categoría separada que incorpora los beneficios de ambos, al tiempo que abordan sus debilidades. Por ejemplo, gelificación cohesiva, adhesión agresiva, etcétera. Como el término Hydrofiber ha sido registrado como marca registrada, los apósitos similares no pueden referirse a sí mismos como Hydrofibers y, como tal, esta categoría puede cambiar de nombre a medida que se expande.

El primer apósito de hidrofibra que se lanzó fue Aquacel® (ConvaTec) en 1997, hace más de veinte años. A mediados de la década de 2000 se introdujeron nuevas formulaciones para diferentes situaciones clínicas y ahora incluyen la adición de plata iónica antimicrobiana o el uso de hidrofibra como capa específica en apósitos compuestos. Los apósitos de hidrofibra también vienen en una variedad de formatos para diferentes tipos de heridas y casos clínicos. Por ejemplo, la cinta de hidrofibra Aquacel se puede utilizar en heridas de cavidades profundas. También se fabrican apósitos de diferentes formas y tamaños para áreas anatómicas específicas.

La tecnología de un apósito de hidrofibra se puede utilizar en heridas crónicas y agudas con exudado de moderado a alto y proporciona:

 ● Un entorno húmedo para la herida para favorecer la cicatrización

 ● Excelente absorción y retención

 ● Protección para la piel perilesional

 ● Maceración reducida

 ● Reducción de la contaminación cruzada al retirar el apósito

 ● Respuesta inflamatoria equilibrada

Gran parte de la investigación sobre los apósitos de hidrofibra se centra en su mecanismo de acción. Esto ha llevado a la expansión del conocimiento científico sobre las heridas y el manejo del exudado.

Una característica clave de los apósitos de hidrofibra es la capacidad de absorber y contener el exudado de la herida. Esto significa que el líquido de la herida y cualquier bacteria patógena que pueda contener se elimina del lecho de la herida y del área perilesional, protegiéndolos de una posible maceración y proporcionando un control pasivo de infecciones. Además, esta acción puede minimizar la liberación de bacterias al aire al retirar el apósito. Esta acción única de "bloqueo" hace que los apósitos con tecnología de hidrofibra sean más efectivos para retener el exudado que los apósitos tradicionales de gasa o alginato.

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

AVISO IMPORTANTE


Le Roy no se hace responsable de los productos adquiridos mediante terceros en sitios no oficiales o mediante alguna red social.
Reiteramos nuestro compromiso con nuestros consumidores poniendo a su disposición los siguientes métodos de contacto:

Llámanos 800 753 7697
Correo electrónicocgarcia@leroy.com.mx

AVISO IMPORTANTE


Le Roy no se hace responsable de los productos adquiridos mediante terceros en sitios no oficiales o mediante alguna red social.
Reiteramos nuestro compromiso con nuestros consumidores poniendo a su disposición los siguientes métodos de contacto:

Llámanos 800 753 7697
Correo electrónicocgarcia@leroy.com.mx

Contáctenos para ser canalizado con alguno
de nuestros ejecutivos y tenga la atención que merece.
Contáctenos para ser canalizado con alguno
de nuestros ejecutivos y tenga la atención que merece.

#title#

#price#
×